< Regresar

Menos sal, más salud

La sal proporciona a los alimentos uno de los sabores básicos, el salado. La sal es un ingrediente que nunca falta en nuestro hogar, pues se usa como sazonador ya que resalta el sabor a nuestros platillos. Sin embargo, el exceso de ella y el mal uso que se le ha dado, nos ha traído grandes problemas a la salud. De aquí el principio de salud de hacer uso moderado de este elemento vital.

El consumo ideal de sodio para una persona sana según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 2 gramos (2000 mg), es decir 5 gramos de sal común por día, es decir, una cucharadita al ras. En niños de 2 a 15 años se recomienda menos que este estándar. La sal está compuesta por la suma de cloro y sodio; siendo este último asociado con diversas enfermedades como la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y los accidentes
cerebrovasculares, causadas por el abuso del mismo. Podemos encontrar el sodio de manera natural en alimentos vegetales, que no se asocian con enfermedades crónico-degenerativas, en el salero de nuestras mesas, en los alimentos procesados como, jugos, refrescos, nieve, pasteles, pan de mesa, en encurtidos, pastas, purés, papas fritas, botanas, condimentos y sazonadores, salsas, y desde luego mayores cantidades en alimentos cárnicos y embutidos
altamente procesados. Aproximadamente el 80% del aporte de sal proviene de alimentos como panes, quesos, salsas en frascos, carnes curadas y comidas preparadas. De acuerdo a los datos de la OMS, las personas consumen al día en promedio, 10 g de sal ¡el doble de la cantidad recomendada!

En México el tema de la Hipertensión es muy grave, existen al menos 30 millones de personas que padecen de esta enfermedad, resultado de una mala alimentación, sobrepeso, falta de ejercicio y el consumo del tabaco. Podemos
hacer grandes cambios en la salud con respecto a esta enfermedad, si se aminora la ingesta. «Si se logra el objetivo de reducir el consumo de sal en el mundo en un 30% para el 2025, podemos evitar que millones de personas mueran de enfermedades cardíacas, Accidentes Cerebrovasculares y trastornos relacionados», afirmó el Dr. Oleg Chestnov, Subdirector General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. Todos tenemos un familiar, un amigo, un conocido o puede ser usted quien sufre de presión arterial elevada, y si no es tu caso la prevención es tu mejor herramienta para evitar este padecimiento.

Aquí te mencionamos algunas maneras de cómo cuidarte:

  • No tienes que llegar al consumo máximo. Para personas con presión arterial elevada o enfermedades cardiovasculares lo recomendable menos de 1.5 g de sodio, según sea el caso y así controlar la tensión arterial en niños y adultos.
  • Aprende a leer las etiquetas nutrimentales. Así sabrás que es lo que estás consumiendo, recuerda mirar el apartado de SODIO y escoger lo que debes comer. Si la porción contiene menos de 140 mg o menos, entonces es bajo en sal.
  • Retira la sal de la mesa. Educa a tu familia, con un régimen alimenticio sin sal añadida, es decir una vez que se cocinan los alimentos, comerlos de esta forma. Menos, es más. Prepara tus alimentos de la manera más sencilla posible, evita muchas salsas y aderezos, para dar sabor a tus platillos mejor utiliza hiervas naturales como cilantro, tomillo, hiervas italianas, orégano, perejil, eneldo, etc., ¡verás que delicioso es!
  • Entre más crudo mejor. Indagar en la cocina saludable es de gran ayuda para cuidar tu salud, cuando tus alimentos crudos como los vegetales y frutas son la base, no necesitas de reinventar la cocina, verás que bien te sentirás, además de que así también cuidas tu peso.
  • Evita las comidas fuera de casa. En casa tienes el poder de cuidar la sal que utilizas ¡afuera no! Pues pierdes el control de la sal utilizada, y de los productos con sodio que se utilicen. Evita la comida procesada en salmuera. Así no sobrepasaras tu consumo de sodio, una pequeña porción de este tipo de alimentos puede sobrepasar por
    mucho el máximo de consumo diario.
  • Evita los alimentos altamente azucarados. El sodio es parte de la conservación de muchos alimentos, y al buscar un sabor agradable para muchos productos, son grandes las cantidades de sodio y azúcar que se utilizan.
  • Incrementa el consumo de potasio. Esto para hacer un balance entre el elemento en exceso que nos está afectando. Un platanito, papas, repollo, acelgas, aguacate y espinacas son opciones ricas en potasio. En sólo 21 días: Si estás en la lucha de dejar los alimentos salados, prueba dejar la sal, los alimentos muy sazonados y encurtidos por 21 días, en su lugar consume alimentos frescos vegetales y frutas, verás cómo se restablecen las papilas gustativas.

Si quieres todo el sabor agradable en tus alimentos y cuidarte, no te preocupes, actualmente existen grandes opciones naturales que puedes utilizar para sazonar tus platillos, sin abusar del consumo de sodio, como Levadura Nutricional COLPAC, que por su origen vegetal es bajísima en sodio (2 mg por cucharada) y es fuente de Vitaminas de complejo B y B12, ideal para seguir una dieta saludable. Recuerda que todo esfuerzo para vivir saludable tiene que ser acompañado de ejercicio regular, y abstinencia de sustancias dañinas. Así vivirás más feliz tú y todos los que te rodean.

#SoySaludable

 

Bibliografía:
Organización Mundial de la Salud. (2013). Ingesta de sodio en adultos y niños.
Tomado de http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/85224/1/WHO_NMH_NHD_13.2_spa.pdf
Organización Mundial de la Salud. Reducir la ingesta de sodio para reducir la tensión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares en adultos. Tomado de http://www.who.int/elena/titles/sodium_cvd_adults/es/
Preguntas y respuestas sobre la hipertensión. Tomado de http://www.who.int/features/qa/82/es/ 
Instituto Mexicano del Seguro Social. Hipertensión Arterial. Tomado de http://www.imss.gob.mx/saluden- linea/hipertension-arterial 
Organización Mundial de la Salud. (2014). Día Mundial del Corazón 2014 con menos sal se salvan vidas. Tomado de http://www.who.int/mediacentre/news/notes/2014/salt-reduction/es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *