< Regresar

Hábitos saludables y estilo de vida saludable… el camino a la prevención

¿Por qué te cuidas?Si de algo habremos de morir, entonces ¿en qué te beneficia que empieces a cuidarte desde ahora? ¿Qué te motiva a realizar las modificaciones pertinentes para estar más sano? ¿Qué estás haciendo para que esto suceda? ¿Son suficientes tus esfuerzos y pequeños cambios?

Éstas y muchas otras preguntas, las personas nos harán cuando por fin nos preocupemos por nuestra salud y decidamos incorporar nuevos y saludables hábitos que nos llevarán a desarrollar un estilo de vida saludable, que por consecuencia mejorarán nuestra calidad de vida.

¿Qué estás esperando para hacer de la salud tu estilo de vida?

Muchísimas personas se excusan que no tienen el tiempo suficiente o que tienen otras prioridades en este mundo para no desarrollar un estilo de vida saludable. Desgraciadamente, ninguna de esas excusas es realmente válida a la hora de no prestar interés y cuidado de su salud. ¿Es realmente esto cierto? ¿Estamos inmersos bajo un estilo de vida? Descubramos que son los hábitos saludables, estilo de vida, estilo de vida saludable y cómo podemos adoptarlos.

Se llaman hábitos saludables a todas aquellas conductas que tenemos asumidas como propias en nuestra vida cotidiana y que inciden positivamente en nuestro bienestar físico, mental y social. Dichos hábitos son principalmente la alimentación, el consumo de agua pura, el descanso adecuado, la práctica de la actividad física correctamente planificada, la restricción de alcohol, cigarros y otras sustancias adictivas, el manejo del estrés y la actitud ante los problemas. Al hablar de bienestar, nos faltaría anexar prácticas o hábitos de fe y/o religiosos, a fin de tener efectos positivos sobre una salud integral (física, mental, espiritual y social). (Cortés).

El estilo de vida se ha definido como el conjunto de pautas y hábitos comportamentales cotidianos de una persona y como aquellos patrones de conducta individuales que demuestran cierta consistencia en el tiempo, bajo condiciones más o menos constantes y que pueden constituirse en dimensiones de riesgo o de seguridad dependiendo de su naturaleza (Sánchez-Ojeda, 2015).

Otra definición de estilo de vida otorgada por la OMS, dice que es una forma general de vida, basada en la interacción entre las condiciones de vida y los patrones individuales de conducta, determinados por los factores socioculturales y las características personales. Entonces, el estilo de vida incorpora una estructura social, definida por un conjunto de valores, normas, actitudes, hábitos y conductas (García-Laguna, 2012).

Por otra parte, el estilo de vida saludable queda definido, como los procesos sociales, las tradiciones, los hábitos, conductas y comportamientos de los individuos y grupos de población que conllevan a la satisfacción de las necesidades humanas para alcanzar un estado de salud y bienestar. Por lo tanto, para obtener un estilo de vida saludable, las acciones deben ir dirigidas no solamente a los individuos, sino también a las condiciones sociales de la vida que interactúan para producir y mantener estos patrones de comportamiento. 

Haciendo una recopilación, entendamos que cada uno tiene y sigue un estilo de vida, algunos más saludables que otros, pero nuestro principal objetivo debería ser adoptar comportamientos, procesos y hábitos saludables en nuestro diario vivir. ¿Para qué? Si como vivo soy feliz… ¿Existe algún inconveniente si deseo no adquirir un estilo de vida saludable?

La respuesta es fácil y sencilla: la esperanza de vida en nuestro país es de 76 años, esto quiere decir que debes de cuidarte pensando en que tu cuerpo no sólo reaccione y logre terminar las actividades diarias, semanales o mensuales planeadas, sino en que las acciones que realices hoy en favor o en contra de tu salud repercutirán para beneficio o perjuicio en los años futuros y la calidad de vida que tendrás.

En México, las principales causas de muerte están ligadas a enfermedades crónico-degenerativas (obesidad, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, etcétera). Estos padecimientos se desarrollan a lo largo del tiempo, alteran el funcionamiento de tu cuerpo y están estrechamente relacionadas con malos hábitos, tanto alimenticios como en tu estilo de vida. Recuerda que las enfermedades crónico-degenerativas deterioran diversas funciones corporales y traen consigo muchísimos problemas a corto y largo plazo.

La escena no es tan atractiva ¿cierto? Que te parece si en vez de pensando en estas enfermedades y sus complicaciones, piensa en lo que puedes hacer para prevenirlas. Aunado a lo anterior, si no quieres estar tomando medicamentos, estar frecuentemente en un hospital, depender de tú médico y tener que cambiar drásticamente tu alimentación, sé un crítico honesto contigo mismo y establece cuál es tu estado actual de salud y cómo son tus hábitos diarios. Como sabrás, la mejor decisión que puedes tomar por ti, desde este momento, es empezar a desarrollar buenos hábitos, hábitos saludables.

¿Cuáles son los hábitos saludables?

  • Alimentación correcta
  • Consumo de agua pura
  • Actividad física regular
  • Descanso adecuado
  • Abstenerse del consumo de alcohol totalmente
  • Abstenerse de fumar tabaco y de consumir otro tipo de drogas
  • Capacidad para hacer frente al estrés.
  • Actitud positiva y ser feliz
  • Tener fe

No te quedes sentado y empieza a hacer algo para cambiar, comienza con un plan de acción que te permita llevar un estilo de vida más saludable. No se trata de convertirte en una persona diferente de un día para otro, al contrario, la estrategia debe ser paulatina y constante: acude a tu médico para recibir atención preventiva, acude con un nutriólogo para mejorar tu alimentación, actívate físicamente y haz de esto un hábito hasta que se convierta en tu estilo de vida. Las transformaciones en tu vida requieren de un tiempo determinado, ya que tu cerebro cambia constantemente si tienes el deseo de hacerlo. Ten presente que cambiar las prácticas que perjudican tu salud por hábitos saludables está al alcance de todos.

¡Toma esta decisión y motívate a practicar hábitos saludables cada día!

 

Bibliografía

Cortés, S. V. (s.f.). Sistema de universidad virtual. (U. A. Hidalgo, Ed.) Recuperado el 28 de Septiembre de 2017, de Sistema de universidad virtual: https://www.uaeh.edu.mx/docencia/VI_Lectura/licenciatura/documentos/LECT103.pdf

García-Laguna, D. G. (Diciembre de 2012). Determinantes de los estilos de vida y su implicación en la salud de jóvenes universitarios. Revista Hacia la Promoción de la Salud, 17(2), 169-185. Recuperado el 29 de Septiembre de 2017, de http://www.redalyc.org/pdf/3091/309126826012.pdf

Munárriz, L. Á. (Junio de 2009). Estilos de vida y alimentación. Gazeta de Antropología, 25(1). Recuperado el 22 de Septiembre de 2017, de http://www.ugr.es/~pwlac/G25_27Luis_Alvarez-Amaia_Alvarez.html

Sánchez-Ojeda, M. A. (2015). Hábitos de vida saludable en la población universitaria. Nutrición Hopitalaria, 31(5), 1910-1919. Recuperado el 29 de Septiembre de 2017, de http://www.aulamedica.es/nh/pdf/8608.pdf

 

Comments are closed.